0 Comentarios
Compartir noticia en:

Os vamos a proponer varias recomendaciones a tener en cuenta para poder viajar con un anciano con Alzheimer.

1.- Zonas conocidas por el anciano. Viajar a zonas conocidas por el anciano es una recomendación básica. Incluso el anciano podría reconocer algún lugar y llegar a su mente algún recuerdo.

2.- Hablar con el anciano en todo momento sobre dónde se va a viajar, qué se va a ver y en general darle la máxima información posible...aunque lamentablemente se le olvidará mucha de la información que le demos.

3.- Establecer rutinas tanto en horarios de actividad (por ejemplo, un paseo por la mañana antes de desayunar), horarios de comida, etc.

4.- Cuidado con la alimentación, no nos olvidemos del agua (especialmente si veraneamos en zonas húmedas o cálidas) y no nos despistemos con la medicación.

5.- Como a muchos de nosotros, los viajes nos pueden provocar desajustes digestivos: controlar las visitas al baño de la persona mayor y si fuese necesario utilizar algún laxante.

6.- Evitar viajar a zonas ruidosas o con muchas aglomeraciones. 

7.- Acompañar siempre al anciano para que se sienta seguro y mostrarle mucho afecto.

0 Comentarios
Compartir noticia en:

Continuando con el artículo anterior, os explicamos dos nuevas reglas dirigidas a familiares que cuidan a ancianos con Alzheimer:

3.- Dejar al anciano que haga las cosas a su ritmo y manera. Es muy frecuente que no dejemos al enfermo de Alzheimer hacer sus actividades domésticas porque las hace mal o de una forma que no nos gusta. Por ejemplo, el anciano con Alzheimer pone la mesa y se equivoca con los cubiertos. En este caso, nunca nuestra reacción debería ser pedirle que no siga poniendo la mesa o ponerla nosotros dejandole a él a un lado. 

4.- No discutir. Suele pasar que el enfermo intente justificar sus olvidos incluso acusándonos de ser el responsable de los mismos. Por ejemplo, si el enfermo de Alzheimer no encuentra su monedero es posible que nos acuse a nosotros de habérselo robado. En ese caso, no discuta con él. Siempre debemos poner que no habla nuestro familiar sino que habla su enfermedad.

Continuará